martes, 27 de noviembre de 2012

Innovación Educativa. Un acto vocacional.

 En cualquier trabajo, cuando una persona se esfuerza, dedica tiempo extra y consigue mejores resultados, espera un reconocimiento profesional de la organización o de sus jefes más inmediatos; cuando esto no ocurre y esa persona continúa esforzándose y mejorando los resultados, su actitud es totalmente vocacional.

Algo muy parecido pasa con la innovación educativa, requiere esfuerzo y dedicación; a menudo es el propio profesorado el que tiene que conseguir los recursos, formarse y mantener el servicio o producto que ha creado. En la mayoría de las ocasiones consigue mejorar la calidad del proceso de formación, y
¿qué recibe a cambio? NADA, en muy raras ocasiones ocasiones el reconocimiento de los propios alumnos y a veces, incluso el de sus propios compañeros.
Desde el punto de vista profesional esto es lo que ocurre en la universidad (supongo que también en otros niveles educativos), innovar en la educación no tiene ningún valor para progresar dentro de la carrera profesional; o publicas en revistas de impacto o estás muert@ (profesionalmente hablando); por poner un ejemplo, tendría más valor publicar en una revista de impacto cómo hacer una innovación educativa, que hacerla realmente. Por tanto, el profesorado que innova en la educación lo hace desde un punto totalmente vocacional.

Recientemente las universidades están reconociendo el esfuerzo realizado por su profesorado en innovación educativa con acciones de formación, suministro de recursos y servicios; lo cual permite quitar la sensación de no estar solo en esta aventura; sin embargo, hasta que innovar en la educación no sirva para progresar en la carrera profesional seguirá siendo un acto totalmente vocacional.

Mi reconocimiento al profesorado, de todos los niveles educativos, que desde hace años continúa innovando a pesar de todas las dificultades encontradas en el camino.

http://innovacioneducativa.wordpress.com/2007/02/25/innovacion-educativa-un-acto-vocacional/

1 comentario:

  1. ¡¡Qué cierto, Belén! Me ha gustado mucho. Un besico!!

    ResponderEliminar